Shimabuku:
'Cuban Samba'

Sáb 7 Mayo – Sáb 23 Julio, 2016. Madrid


Cuban Samba

La cuarta exposición de Shimabuku (Kobe, 1969) en NoguerasBlanchard se articula en torno al proyecto Cuban Samba presentado durante la última Bienal de la Habana. La comunicación como un elemento vertebrador de su prática artística toma forma aquí a través de la música. Cuban Samba busca resaltar la poesía de la vida diaria y el ritmo de nuestro entorno; el arte como registro de la cotidianidad y una actitud de valoración hacia la improvisación y la coincidencia.

Shimabuku visitó por primera vez Brasil en 1999 por invitación de Helmut Batista para llevar a cabo una residencia en Rio de Janeiro. A partir de ahí el país volvería a presentarse en la obra del artista con su participación en la XXVII Bienal de São Paulo; posteriormente en formato de cóctel en su proyecto Sakepirinhas en la Whitechapel Gallery de Londres; o así mismo, como un recuerdo del proceso creativo del músico brasileño João Gilberto en la obra Tomato dipper (2008). Lo que se presenta en la galería es, como bien denota su título Cuban Samba, la confluencia entre su primer contacto con Cuba y su duradera relación con Brasil.

También constituye el viaje un elemento fundamental en la metodología de Shimabuku. Su interés se centra en viajar a lugares nuevos y encontrar nuevas formas de conectar a grupos dispares dentro de una comunidad a través de historias, mitos y costumbres locales. A menudo, como en Shimabuku’s Fish and Chips (2012) propone encuentros inesperados entre objetos dispares, o como en Sunrise at Mt. Artsonje (2008) crea un nuevo lenguaje para comunicar a personas de diferentes culturas. Shimabuku entiende el arte como un juego fantástico donde el espectador asume una responsabilidad activa y participativa, muchas veces de forma espontánea, tanto dentro como fuera de la institución artística.

En la Habana, Shimabuku presentó una instalación inspirada por una enorme gotera en el espacio expositivo(1) que consistía en unas latas viejas, de distintos tamaños, ubicadas bajo una tubería de agua con un salidero. Las gotas al caer sobre las latas provocaban un sonido rítmico que le asemejaba a una samba y como le es habitual, el artista decidió incorporar la casualidad a su obra a través de asociaciones poéticas. Después de grabar un video de esta instalación, de trama tan surreal como duchampiana, Shimabuku viajó a Río donde invitó a los músicos Kassin y Arto Lindsay(2) para que hicieran un remix. Cuban Samba Remix es una instalación de tres canales: en la pantalla más pequeña se muestran las latas, en las otras dos se representan los retratos de los músicos durante la performance de esta canción noise pop.

Cuban Samba supone una reflexión sobre la comunicación y el lenguaje caracterizada por la economía de medios propia del arte conceptual. En palabras del artista: “El arte conceptual se suele percibir como una búsqueda puramente intelectual. Pero veo la posibilidad de hacer arte desde el corazón. Intento pensar con mi corazón. Pienso sobre el arte conceptual como la música y que puede resonar con los sentimientos”.

 

 

(1) Montañas con una esquina rota (proyecto curatorial de Wilfredo Prieto, Gretel Medina y Direlia Lazo) tuvo lugar en la duodécima bienal de Habana en una antigua fábrica de bicicletas.

(2) Kassin es productor musical, compositor y multi-instrumentalista brasileño. Ha producido álbumes de Caetano Veloso, Jorge Mautner, Gal Costa entre otros. Arto Lindsay es guitarrista, productor y compositor experimental americano que creció en Brasil durante el movimiento Tropicália. Ha colaborado con músicos como David Byrne y Marisa Monte y artistas como Dominique Gonzalez-Foerster, Phillipe Parreno y Rirkrit Tiravanija