Carsten Höller, Christopher Knowles, Gardar Eide Einarsson, Josephine Meckseper, Mariana Castillo Deball, Natascha Sadr Haghighian, Rainer Ganahl, Roman Ondák, Wilfredo Prieto:
'Rendición Extraordinaria'

Jue 22 Marzo – Sáb 19 Mayo, 2007. Barcelona


Rendición Extraordinaria

Comisariada por Latitudes (Max Andrews & Mariana Cánepa Luna)

Rendición Extraordinaria* reúne la obra de nueve artistas internacionales en respuesta a nociones de riesgo y su abstracción mediante video, escultura, audio, pintura y dibujo.

Entorno al discurso premoderno del peligro y la emergencia del riesgo – junto con la invención de los seguros – se propuso un mundo gobernado por mercados inmateriales no regulados por el orden sino fundamentalmente por la incertidumbre, la amenaza y la inseguridad. Con este telón de fondo, la exposición intenta analizar el presente como una
mitología cultural a través de manifestaciones y elaboraciones de este principio. Se podría mencionar la instrumentalización de energía ilusoria y de los mercados financieros, la ilegal manipulación gobernante de propiedades y terrenos o la clandestina rendición de terroristas sospechosos – el escándalo financiero de Enron, la desmantelada corrupción de la operación Malaya en Marbella o las breves escalas de los aviones de la CIA en Palma de Mallorca, respectivamente. Además, los desastres climáticos de impensable envergadura o las insurrecciones temerarias son sintomáticas de una realidad aún más estocástica y violenta que de modo similar escapa a la lógica de la probabilidad o de lo merecedor. La sensibilidad social a temas de seguridad están cambiando enormemente nuestra sociedad.

En este panorama global nuestra vida diaria, especialmente en relación a la protección de la infancia, es sujeto constante de una psicología de aversión al riesgo.
Los esfuerzos para ilustrar o traducir los niveles de riesgo – el notorio Sistema de Alerta para la Seguridad Nacional desarrollado por el US Department of Homeland Security – son
deliberadamente vagos y especulativos alcanzando niveles extraordinarios. En un intento por explorar este territorio, la exposición concibe una plataforma que es puramente ficción y al tiempo perfectamente real, banal y excepcional, potencialmente valiosa y sin valor alguno. Rendición Extraordinaria explora modos artísticos polivalentes – desde lo periodístico a lo cómico, de lo literal a lo alusivo – en una puesta en escena (el comercio artístico) que es, después de todo, en sí mismo un paradigmático mercado material e inmaterial.